Comprendemos la diferencia sustancial entre ser un producto o servicio de alto interés para la salud pública en una región o territorio, y su valor comercial internacional.

En nuestro último blog expusimos la importancia de la explotación comercial de las patentes como un derecho de los inventores a recibir una retribución económica por los recursos invertidos. (Ir al Blog)  Hoy nos referiremos a la otra cara de la moneda, al interés altruista de las invenciones en salud pública, que por lógica matemática no son muy bien avaluados por el mundo científico y comercial moderno inmerso en la revolución de la propiedad intelectual, el boom de la era 4.0 o internet de las cosas, la revolución tecnológica, la Inteligencia artificial, el e-comer y el posicionamiento científico y organizacional a partir de los que más y mejor innovan.

En Salud Pública, la lógica es distinta, los problemas que enfrentan las poblaciones vulnerables, las enfermedades huérfanas o desatendidas, aquellas que afectan a un número pequeño de la población o a poblaciones aisladas, son problemas con pocos interesados. El nivel de inversión es muy bajo, y los desarrollos tecnológicos que se producen a gran escala o con el suficiente nivel de evidencia para ser aprobados por los entes regulatorios son pocos.

Dejemos de lado las vacunas, el mejor ejemplo de desarrollos tecnológicos y científicos que han generado uno de los mayores beneficios a la salud pública, después del agua potable; su producción se ha convertido una poderosa industria con inversiones extraordinarias, misma que será recuperada, con los años, a través de la venta masiva a nivel global. Pero no hablamos de estos casos.

Nos referimos a aquellos desarrollos tecnológicos generados por universidades públicas o privadas, centros de investigación, emprendedores o investigadores ad-honorem que a partir de sus conocimientos científico y experiencia en el campo de la salud pública o de las ciencias de la salud, generan soluciones a problemas que enfrentan día a día.

No son pocos los ejemplos de patentes, aplicaciones, dispositivos, aparatos, modelos y servicios de alto interés en salud pública, que han sido rechazados por su bajo interés comercial”, y no es porque no lo tengan, sino porque los estándares internacionales de análisis de tecnologías y análisis de mercados los dejan por fuera del nivel competitivo necesario para considerarlos como un producto o servicio de alto valor comercial.

Nosotros comprendemos la diferencia sustancial entre ser un producto o servicio de alto interés para la salud pública de una región o territorio, y su valor comercial internacional. Por eso nos enfocamos en ellos, en esas ideas, prototipos, tecnologías, servicios que marcar la diferencia, que no son altamente competitivos en el mercado, pero que tienen el gran potencial de ayudar a lograr una mejor calidad de vida para todos.

Regístrate, contáctanos, permítenos conocerte, y explorar juntos el potencial comercial de tu invención.

Regístrate para más información:👇👇

https://forms.gle/WfuLwmd6UP6Rvsjd6

Por: Emily Vargas CEO EVidence KBPH