Más que el cumplimiento de una norma es un llamado a la responsabilidad social empresarial

Por: Emily Vargas. CEO EVidence Knowledge Brokering in Public Health SAS

 

Desde diciembre de 2019, el mundo cambio, el comportamiento social ha variado, y con él, el trasegar en el quehacer de las empresas en el mundo. Colombia se está preparando para la reapertura económica y social y como empresarios debemos responder al llamado, no sólo como un deber ser por cumplir la norma, sino como un diferencial en responsabilidad social.

Reabrir la economía no tiene que ser sinónimo de un aumento incontrolable de casos de COVID19, se ha evidenciado en otros países, que la responsabilidad estatal, respaldada por el compromiso individual y colectivo de la sociedad puede poner freno a la propagación del virus, sin tener que seguir sacrificando la estabilidad de las naciones.

Como empresarios, el compromiso es mayor, tenemos en nuestro lecho la responsabilidad legal y moral de ofrecer las condiciones de bioseguridad necesarias para proteger a nuestros empleados, clientes y sus familias; La Organización Internacional del Trabajo instó a los Estados a adoptar medidas urgentes que garanticen el respeto a los derechos laborales, mitigar los impactos negativos de la pandemia y lograr una recuperación rápida y sostenible; solicitud que sólo es posible cumplir con la colaboración de todos.

¿Cuál es el llamado que nos hace el Ministerio de Salud y Protección Social?

A través de la Resolución Número 666 del 24 de abril de 2020, MinSalud reglamentó la adopción del protocolo general de bioseguridad para mitigar, controlar y realizar el adecuado manejo de la pandemia de COVID19, mismo que es de obligatorio cumplimiento para todas las actividades económicas públicas y privadas del país; menos el sector salud, quien posee reglamentos propios.

Para su adopción e implementación, cada sector, empresa o entidad debe realizar, con el apoyo de su administradora de riesgos laborales, el diseño de las actividades correspondientes a su quehacer que garanticen las medidas de prevención para el control y mitigación de la enfermedad, como son, el distanciamiento persona a persona, higiene de manos, higiene respiratoria, aislamiento social; entre otras medidas de protección en el trabajo.

La tarea parece sencilla, pero no es así, es más complejo de lo que hemos considerado, es un repensar del ser y hacer de la organización, del cómo, del dónde y del cuándo. La invitación es, por lo tanto, a que pensemos en cada uno de los puntos clave de la cadena de producción o de servicio de nuestra empresa y a partir de ella generar las estrategias que efectivamente ayuden a conservar las condiciones de salud de nuestros empleados, pero al mismo tiempo, una productividad capaz de mantenernos a flote en una economía quebrantada, para lograr así, que el país se mantenga activo a pesar del peligro latente.

 

¿Por qué es un diferencial en responsabilidad social?

Responsabilidad Social Empresarial tiene como fin favorecer al desarrollo sostenible. El trabajo de una empresa, en relación con la sociedad y con su impacto sobre el medio ambiente, se ha transformado en parte fundamental para evaluar su trabajo integral y su destreza para funcionar eficazmente. Esto es producto de la valoración de tener ecosistemas saludables a nivel mundial, equidad social y buena gobernanza de las empresas, las cuales están siendo observadas y juzgadas cada vez más por sus diversas partes interesadas. (ISO 26000, 2010)

Aunque, el protocolo de bioseguridad en el trabajo es una medida obligatoria para todos los sectores de la economía en el país y el mundo, sólo aquellas con un propósito social claro y contundente logrará diferenciarse, aquellas que demuestren que se está repensando e innovando en las estrategias implementadas, aquellas donde se evidencie que es prioritario el bienestar de los trabajadores y clientes. El consumidor, esta reevaluando los valores con que miden su satisfacción ante un producto o servicio, además del precio y la accesibilidad, ahora más que nunca denota importancia la higiene en el proceso productivo, las medidas que garanticen la seguridad sanitaria en sus instalaciones, el trato justo y equitativo a sus trabajadores, la responsabilidad en mantener sana y salva a la población.

¿Costoso?, no lo creo, la clave no está en cuánto se gasta en la implementación, es que tan estratégico y creativo se es para adoptar medidas realmente efectivas a bajo o nulo costo.

 

Para más información, contáctanos EVidence KBPH SAS, gerencia@evidencekbph.com, Tel: +57 3202235046, Emily Vargas CEO EVidence KBPH